una mañana cualquiera

Otro nuevo día que nace igual a todos y amanece frió de este lado del mundo, sin un cafecito en las mañanas que haga deslizar el olfato hacia la cocina, un reloj que desespera en cada segundo marcado, porque nos hemos convertido en esclavo del tiempo y la necesidad nos hace no renegarnos.

Un carro mas enfermo que su conductor se atreve a lanzarse a romper el viento en las mañanas, calles que se visten de amarillo “Bus School” y ciclistas que ahogan las aceras, inmigrantes con sueños en la cabeza y sin papeles en los bolsillos, el cielo que desconoce si es azul o se convirtió en gris eterno cubre la humanidad que evoluciona.

Luces y ruido que proviene de un auto blanco, si de esos que parecen ser donados por la ford y sus propietarios creen ser dueños de la ley rompe con la organización sincronizada, mucha espuma y poco chocolate mucha bulla para estar delante de la multitud.

Vehículos que contaminan el ambiente con el humo combustionado, el rugir de cada motor junto a las insoportables bocinas, un semáforo que hace una parada casi obligada por unos segundos, y una señal de “Stop” que ya te espera en la próxima esquina hacen que una mañana cualquiera se convierta en una entretenida serie diaria que no se transmite por televisión.

Parece que el día comienza mas temprano de este lado de américa o será que nadie ha dormido,
y el reloj continua su curso, ya apurando las almas hacia su destino, mientras trato de cambiar el cd del radio para poder escuchar algo bueno que no sea una emisora con malas noticias o programas que suben el morbo desde muy temprano, y busco palabras sabias para no delirar mientras conduzco.

Después de unas cuantas esquina, algunas curvas cerradas, y un “gentlemen’s club” que acaba de cerrar por el día de hoy, un letrero invisible que deberían de decir: “Welcome to the Hell” hacen mi parada obligada, el fin de este relato y el comienzo de un día de trabajo.

10 Respuestas a “una mañana cualquiera

  1. parece ke vivimos cerca…BTW tu hablando de carros..te digo te informo te comunico…ke compre una SUV lindisima…y es blanca..hahaha…cuando vengas nos vamos pa key west a estrenarla…yuppi…

  2. Suena como mi día, con algunas diferencias porque uso tren y no carro, pero el Metro North de gente tan “sofisticada” es el principio del circo en que vivimos y luego mi caminata de 4 esquinas (digo, bloques en SPANGLISH) completan ese escenario que observas desde la ventana de tu carro y yo siendo parte de esa serie de televisión que miras cada mañana.
    Después de leer esto, necesito un café.
    Chaito,
    D.

  3. Holitas!!

  4. Me ha gusto mucho este “post” muy sutil toda la descripción….

    Gracias por visitar mi blog, estare por el tuyo.

    Joan Espino

  5. Welcome to the jungle baby😉 …

  6. Eso es parte de la vida, ni modo.
    Sabes que aunque no comente, ando por aquí. Un beso,

  7. No es por na pero todo el que opino aqui no dijo nada que tubiera que ver con el tema hasta ahora,perdona se que este es tu blog y no tengo derechos.

    La tia Lily.

  8. Como diría aquel gran filósofo Don Ramón: No hay trabajo malo, lo malo es tener que trabajar! A veces la rutina se nos lleva la fuerza pero ánimo!!! Pa’lante hasta que el cuerpo aguante!!! Valorrr!!!

    =D

  9. muy bien contado…tenemos una idea bien clara de como son tus mañanas en la capital del mundo

  10. a trabajar flojo, que eso es solo pereza. y te esta absorviendo la costumbre, arriba, que hay que llegar como quiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s